El Neolítico en la Península Ibérica

El Neolítico, hace su entrada en la Península Ibérica, a través de las costas del mar Mediterráneo. Es precisamente en este lugar, concretamente en la zona levantina en la que los arqueólogos han encontrado los vestigios más antiguos de este nuevo periodo.

Su desarrollo, tuvo lugar en diferentes lugares de la Península, entre los que se incluyen, las costas Atlántica y Cantábrica, además de algunos otros asentamientos en el interior de la meseta, en los que se dio un Neolítico muy heterogéneo, con el que surgirán a finales de este periodo, grupos culturales bien diferenciados.

Cronológicamente se divide en 3 etapas:

Neolítico Antiguo (5200-3500 a.C), en el que se produce el arte macroesquemático y las cerámicas de tipo inciso.

Neolítico Medio (3500-2800 a.C), en el que se realizan cerámicas de tipo liso e impresas, además de desarrollarse el hábitat en poblados.

Neolítico Final (2800-2500 a.C), en esta etapa, comienzan a darse los primeros ejemplos de estructuras de tipo megalítico, en el sur peninsular.

Be Sociable, Share!