Osiris, el rey inmortal

La historia que vamos a relataros, trata sobre uno de los dioses principales del panteón egipcio, cuya muerte fue producida por su propio hermano y en cuya resurrección, se basaba la antigua creencia de la inmortalidad egipcia. Hoy hablaremos sobre, el dios que presidía el tribunal del más allá: Osiris.

¿Cuáles son sus orígenes?

Osiris, es fruto de infidelidad de Nut, la diosa del cielo y esposa de Ra, con Geb, el dios de la tierra. Enterado Ra, de esta situación y para librarse de tan molesto recuerdo, decreta que el niño no pueda nacer en ningún mes del año. Por suerte, el dios Thot, que era el dios de la sabiduría, consiguió crean algunos nuevos días en el año, para que Nut, pudiera tener a su retoño.

Cuando Osiris creció, se convirtió en el máximo dirigente de la nueva generación de dioses, que regirían los destinos de los egipcios. Casado con su propia hermana, Isis, la gran madre para los antiguos, gobernaron felizmente durante largo tiempo a los hombres, hasta que un terrible suceso se interpone en su camino.

El hermano de ambos, Seth, celoso de la posición preminente de Osiris, lo asesino de forma brutal, despedazando su cuerpo en 14 trozos y esparciéndolos por todos los rincones de Egipto.

Osiris

Enterada Isis del terrible suceso y llorando amargamente la pérdida de su amor, comenzó a buscar todas y cada una de las partes de Osiris, para intentar devolverle a la vida. Tras una dura y concienzuda búsqueda, pudo conseguir recuperar 13 de los 14 pedazos, faltando únicamente sus órganos reproductores, que un pez había tomado por alimento.

Embalsamando su cuerpo, tal y como se hará posteriormente con las momias, y gracias a la ayuda de Anubis, consiguen devolverle a la vida y concebir al que será su sucesor, Horus, al que los faraones, consideran su antecesor.

Desde entonces, Osiris, se convierte en el dios del inframundo, donde presidirá el tribunal, en el que las almas de los hombres tendrán que pasar por su implacable tribunal.

 

 

 

Be Sociable, Share!