Tartessos, el reino perdido

Tesoro Carambolo

Cuando nos preguntan sobre civilizaciones que se han perdido en el oscuro pozo del tiempo, casi siempre acude a nuestra mente la figura mítica de la Atlántida. Un lugar que conocemos por los diálogos de Platón, al que algunos arqueólogos han identificado con la no menos legendaria Tartessos. ¿Por qué se ha relacionado a Tartessos con la Atlántida? Acompáñanos a descubrirlo en nuestro viaje al pasado de la Península Ibérica.

Tartessos, el reino perdido

Aunque la arqueología ha avanzado enormemente a lo largo de este último siglo, todavía tenemos múltiples incógnitas que descubrir, sobre la civilización que los comerciantes griegos consideraban como la primera de Occidente: Tartessos

¿Dónde estaba situado el reino de Tartessos?

¿Exactamente dónde se localiza Tartessos? El reino de Tartessos se sitúa en el territorio que se encuentra bañado por el río del mismo nombre. No pongas esa cara de desconcierto, ya que el antiguo río Tartessos es mucho más conocido para ti de lo que piensas, puesto que se trata del actual río Guadalquivir.

Un territorio bastante amplio, en el que se encuentran las múltiples ciudades de este rico reino, cuya capital se resiste a ser descubierta. ¿Por qué no se ha encontrado todavía Tarsis? Porque la geografía de zona se ha transformado enormemente a lo largo de los últimos tres siglos y lugares como la desembocadura occidental del río ha desaparecido por completo. Lo único que queda de ella, son las marismas que forman parte del Parque Natural de Doñana, ¿estará ahí su gran capital o se esconderá en otro sitio?

Tartessos

¿Cuándo se desarrolla la cultura tartésica?

La cultura tartésica se desarrolla a lo largo de dos períodos bien diferenciados:

  • Geométrico, que se extiende a lo largo del 1200 al 750 a.C
  • Orientalizante, en el que Tartessos alcanzó su máximo esplendor, el cual abarca desde el 750 al 550 a.C

Una cultura, que debía su riqueza a la enorme cantidad de recursos naturales que había en la zona, gracias a los cuales pudieron llevar a cabo una gran actividad comercial con los Fenicios y los Griegos.

¿Qué les hacía tan atractivos para los grandes comerciantes de la Antigüedad?

Su riqueza por excelencia fueron los metales, especialmente el oro, la plata, el estaño y el bronce que ya extraían en el s. X a.C. De hecho Tartessos se convirtió en el principal proveedor del Mediterráneo de bronce y plata.

¿Quieres descubrir más detalles? No te pierdas nuestro próximo artículo, en el que centraremos nuestra atención Argantonio, el gran rey tartésico.

 

 

 

 

 

 

 

 

Compartenos por