Arquitectura egipcia: tipos de tumbas egipcias

Dado el gran éxito que han tenido nuestros artículos sobre diferentes aspectos del arte y la arquitectura del antiguo Egipto, vamos a dar unas rápidas pinceladas sobre otro de los lugares fundamentales en la vida de los habitantes del país bañado por las aguas del Nilo: las tumbas

Tumbas, que nos han revelado una inmensa cantidad de detalles sobre la vida, creencias y multitud de otros aspectos de esta milenaria cultura, las cuales hoy en día siguen excavándose para encontrar muchas más respuestas.

Tipos de tumbas egipcias

Los principales tipos de tumbas egipcias son: las mastabas, las pirámides y los hipogeos

Mastaba

Mastabas

Creadas en por las primeras dinastías reales, las mastabas son pequeñas tumbas formadas por una estructura de adobe superior en cuyo interior se encontraba construida una capilla. En ella se colocaba una escultura del difunto y podía tener una o varias salas anexas para colocar ofrendas.

Dentro de su estructura y sin comunicación con el exterior, se abría un pozo que bajaba hasta la cámara funeraria, la cual se encontraba excavada bajo tierra. En su interior se introducía el sarcófago, junto al ajuar del difunto y algunos alimentos.

¿Por qué se les da este nombre a las mastabas egipcias? Porque su forma recordaba a los bancos (masraf) que los musulmanes solían construir adosados a las fachadas de sus casas

La gran pirámide

Pirámides

Cuando alguien escucha la palabra pirámide, automáticamente su mente vuela hasta las tres enormes moles de piedra caliza de la llanura de Gizeh. Tres grandiosos monumentos, a los que se llegó a través de múltiples pruebas entre las que destacan: la Pirámide escalonada de Zoser, la romboidal, la roja o la truncada realizadas todas por el faraón Snofru.

Las primeras pirámides no tenían la forma que todo el mundo conocemos. ¿Cómo se construían las primeras pirámides? Su construcción se realizaba superponiendo mastabas en orden decreciente. Estas primeras pirámides solían estar construidas en el interior de un gran complejo funerario en el que destacaba un gran patio, almacenes y varios templos. Se rodeaban por un muro perimetral que podía ser liso o tener entrantes y salientes a imagen y semejanza de los muros de los palacios reales

Con el paso del tiempo y el mejor conocimiento de la arquitectura, las pirámides pasaron a ser pirámides de caras lisas como las de Guiza, a las que acompañaban: un templo bajo, unido por un corredor al templo alto construido a un lateral de la pirámide, así como las pirámides satélites de sus esposas. Estas enormes moles pétreas que hoy todavía nos maravillan, no fueron replicadas en el mismo tamaño por sus predecesores, ya que al poseer menos riquezas fueron reduciendo paulatinamente su tamaño.

Hipogeo

Hipogeos

Tras comprobar la gran facilidad con la que las pirámides eran saqueadas por los ladrones de tumbas, los arquitectos de los diferentes faraones, decidieron ponerles las cosas más complicadas, dándole una vuelta de tuerca a la estructura de las antiguas mastabas.

Escondidos en el interior de la roca, los hipogeos suelen estar compuestos de un enorme corredor que desciende varios metros bajo tierra, un pozo y varias estancias que precedían al lugar en el que estaba colocado el sarcófago, creadas para albergar los bienes que el difunto iba a necesitar en el más allá.

Un comentario sobre “Arquitectura egipcia: tipos de tumbas egipcias”

Los comentarios están cerrados.