Elena Sanz, mi nuera ante Dios

 

Nació en Castellón el 15 de diciembre de 1844, aunque pronto su familia se traslada a Madrid, y como la niña tiene una voz prodigiosa se educa en el colegio de niñas de Leganés con el fin de aprender canto. Su primer hijo, Jorge, nace en 1875 de padre desconocido. La propia reina Isabel II, cuando la oye cantar se queda extasiada y decide proteger su carrera.

En el momento en que empieza a hacer giras por Europa será en Viena, donde estudia el príncipe Alfonso, donde se vean por vez primera, y él se queda impresionado por su voz y su belleza. Sin embargo, Alfonso es tan joven que no ocurre nada. Alfonso vuelve a España para ser coronado rey y poco después se casa, completamente enamorado, con su prima María de las Mercedes de Orleáns. Pero al poco de quedar viudo y quizá debido en parte a su pena y soledad, empieza a ver a Elena, que actúa en el Teatro Real de Madrid, y la obliga a que se retire de la escena. Ya cuando Elena está embarazada de Alfonso, él contrae matrimonio por razones de estado con la archiduquesa María Cristina de Habsburgo, a la que siempe respetará y admirará, pero nunca estará enamorado de ella. Continuará visitando a Elena e incluso Isabel II la llama “mi nuera ante Dios”. De hecho, Elena le da dos hijos: Alfonso y Fernando. El rey no es fiel a Elena, porque tal vez genéticamente es incapaz de serle fiel a mujer alguna y pronto tiene amores con otra cantante de ópera, La Biondina, Adelina Borghi.

María Cristina es una mujer con una enorme dignidad, pero mujer al fin y al cabo, y como tal siente celos de Elena, así que ordena a Cánovas del Castillo que la expulse de España. En Paris el rey la coloca en un piso y va a visitarla. Cuando muere Alfonso XII la reina pone fin a la pensión que se le pasaba a Elena Sanz, pero ella contrata a Nicolás Salmerón como abogado para que defienda sus derechos. Para no dar un escándalo la reina acepta un acuerdo económico, sobre todo porque existen cartas de Alfonso en poder de Elena en donde el rey reconoce la paternidad de sus dos hijos.

Elena Sanz muere en Paris en 1898 y en ese momento enviados reales recogen de su casa muchos documentos comprometidos, entre ellos las partidas de nacimiento de sus hijos.

2 comentarios en “Elena Sanz, mi nuera ante Dios”

  1. Tengo que investigarlo porque en las pocas biografías que hay de ella no se cuenta gran cosa. Creo que salieron adelante como pudieron pero una vez muerta su madre y pasado el peligro al sacar de su casa los papeles, ya no se hizo gran cosa más por ellos

Los comentarios están cerrados.