Emilia Pardo Bazán

 

Nació en La Coruña en 1852, hija del conde de Pardo de Bazán, del que hereda el título. Aunque no realizó grandes estudios, como correspondía a una mujer de su época, se preocupó de aprender por su cuenta y fue una de las mujeres más culta y preparada de su tiempo y le cabe el honor de ser la introductora del Naturalismo en España.

Cuando en 1868 se casa con José Quiroga, de cuyo matrimonio nacen tres hijos, se traslada a Madrid y desde allí viajarán a menudo por distintos países de Europa.

Su primer libro lo publica en 1876, es un estudio sobre la obra de Padre Feijoo. La primera novela ya de corte naturalista es “Viaje de novios”. Cuando en 1880 enferma de hepatitis, se restablece en un balneario de Vichy y tiene ocasión de conocer a Víctor Hugo. En un posterior viaje a Paris conocerá también a Daudet, Zola y otros artistas que le abren una ventana al exterior en cuanto a escribir.

Fue profesora de Literatura en Madrid. Una de sus obras más importantes el “La tribuna” en donde relata la vida de una obrera en la fábrica de Tabacos de su ciudad, La Coruña, a la que ella bautizará en sus obras como Marineda. En “Los pazos de Ulloa” entra de lleno en los problemas del mundo rural gallego.

Se dice que mantuvo una relación, y no solo de amistad, con Benito Pérez Galdós, y hay abundante correspondencia que así parece probarlo. Cuando le conoce ella acaba de separarse de su esposo. En alguna de las cartas que se han conservado, incluso Galdos la acusa de una infidelidad y parece ser que justificadamente, con Lázaro Galdiano.

Galdós está delicado de salud y en las cartas ella le pide que se cuide, que no fume y que coma bien. Se deduce de su correspondencia que se cuentan el uno al otro los argumentos de sus novelas y se aconsejan mutuamente.