Eulalia de Borbón (parte 2º y final)

Con su marido no se lleva bien, pero disfruta mucho viajando por Europa con su suegro, al que adora. En 1893 se decide que Eulalia represente a la familia real en la visita a la Exposición Universal de Chicago, y aprovecha para visitar Cuba. Allí se da cuenta de que la corona española no podrá retener la isla y en alguna carta a su madre le confiesa que entiende las ansias de independencia de los cubanos. Causa un gran escándalo diplomático cuando se presenta vestida con un traje azul con bordados blancos y una cinta roja al cuello, los colores de la revolución cubana. Sin embargo, el pueblo la aplaude y la vitorea. Es en Cuba en donde se entera con pruebas palpables de las infidelidades de su esposo, aunque hacia tiempo que lo sospechaba. Decide entonces, a los 36 años, separarse de su marido, aún en contra de la opinión de toda su familia. Tan solo la apoya su madre, con la que se va a vivir en 1900. La reina Isabel incluso llega a escribir al Papa pidiendo la anulación del matrimonio de su hija.

Cuando muere la reina Isabel en 1904, Eulalia se va a Heidelberg y viajará por toda Europa. Algunos empiezan a llamarla “la infanta bohemia o la princesa andariega”.

Eulalia siempre tendrá una buena opinión de la reina Cristina y las dos mantendrán una relación bastante cordial. A su sobrino Alfonso le quería mucho, a pesar de que cuando ella publica sus Memorias el rey le prohíbe la entrada en España. En su libro hablaba de la emancipación de la mujer y de una igualdad de derechos con los hombres. Al final su sobrino cede y le permite volver a España en 1922, y tres años más tarde se compra una casa en San Sebastián, en donde vivirá de manera permanente desde 1940. En 1950 se construye una villa en Fuenterrabía y allí morirá en 1958.

Todos los seres humanos tenemos nuestras incongruencias y la infanta Eulalia no podía ser menos. Nunca aceptó la orientación sexual de su hijo menor, Luís Fernando, y dejó de tratarle, por más que su hermana Paz se lo reprochase siempre que se veían.

 

 

2 comentarios sobre “Eulalia de Borbón (parte 2º y final)”

Los comentarios están cerrados.