La Guerra de Troya IV y último

Agamenón

Cerramos con este artículo, nuestro pequeño homenaje a la Guerra de Troya y a todos aquellos, griegos o troyanos, que encontraron en final de su vida en ella.

Aunque los griegos obtuvieron la victoria en la contienda, el regreso a casa, no fue precisamente un camino de rosas. ¿Queréis descubrir que pasó? En seguida os lo contamos.

Consecuencias de la Guerra en el bando griego

Como ya hemos dicho, el regreso de las diferentes tropas griegas a sus hogares, fue mucho más complicado de lo esperado, encontrando en algunas ocasiones la muerte (como Áyax el menor), por culpa de sus malas actuaciones.

Uno de los regresos más famosos, que conocemos gracias a la narración de Homero, es el de Odiseo, que tras muchos avatares, consiguió llegar 10 años después, sano y salvo a su adorada patria.

Pero no es el único regreso que nos ha llegado por las fuentes clásicas, también sabemos como le fue del gran vencedor de la guerra, Agamenón, a su vuelta a Micenas. Allí le esperaba su esposa Clitemnestra, que después de tantos años de ausencia había sustituido a su marido por otro, y sus hijos.

La trágica muerte de Ifigenia, a la que Agamenón lanzó al mar para apaciguar a las tempestades,  fue el hecho que motivo a la amantísima esposa del rey de Micenas, a planear su asesinato.

Agamenón, a pesar de las advertencias de Casandra, siguió confiando en esa esposa fiel que le había esperado durante más de 10 años y no dio crédito los consejos de la troyana. Ese fue su mayor error, ya que mientras estaba tomándose un relajante baño, su virtuosa esposa y su amante, le dieron muerte.

Consecuencias de la Guerra en el bando troyano

A pesar de que perdieron la guerra y tuvieron que dejar sus hogares atrás, el destino les tenía reservado, ser los antepasados de uno de los más grandes imperios de la historia, Roma.

Eneas y un pequeño grupo de troyanos, se embarcaron en una gran aventura, que les llevó a recorrer gran parte del mundo conocido, estableciéndose finalmente en las costas italianas, con algunas pequeñas dificultades, debidas a la oposición de las tribus que allí vivían.

Tras una pequeña guerra, en la que Eneas resultó vencedor, los troyanos pudieron disfrutar por fin de la paz que merecían.

Un comentario sobre “La Guerra de Troya IV y último”

Los comentarios están cerrados.