Rómulo y Remo, los gemelos de la loba

Rómulo y Remo

Pocas parejas de gemelos han conseguido obtener tanta notoriedad como la formada por los hijos de Rea Silvia, Rómulo y Remo. Una pareja cuya historia tiene todos los elementos de una película digna de un Oscar, a la que vamos a homenajear hoy desde nuestro rincón dedicado a la mitología romana.

Rómulo y Remo

Rómulo y Remo, los gemelos de Rea Silvia

Quien más quien menos ha escuchado alguna vez la historia de aquellos gemelos que tuvieron que ser criados por una loba. Pero… ¿conoces porque tuvo que hacerlo y qué es lo que pasó con ellos? Si tu respuesta es negativa no te preocupes, ya que hoy te vamos a contar qué es lo que pasó para fueran criados por ese animal y cuál fue su vida tras ello.

¿Cuál es la leyenda de Rómulo y Remo?

Para encontrar los orígenes de Rómulo y Remo tenemos que hacer un viaje en el tiempo hasta la vetusta Alba Longa, la ciudad fundada por aquel niño que se vio obligado a abandonar su patria en compañía de su padre, Eneas, y su abuelo: Ascanio/Julo.

Una ciudad en la que la estirpe familiar de Ascanio se fue perpetuando sin que nada perturbase el orden sucesorio, hasta que hizo su aparición en escena Amulio. ¿Quién es este tal Amulio? Tal y como nos narran las fuentes antiguas, Amulio era el ambicioso hermano del rey Numitor.

Un ser despiadado que no dudo en arrebatarle el trono a su hermano, asesinar a sus sobrinos para que no pudieran ayudar a su padre a recuperar el trono y obligar a su única sobrina viva, Rea Silvia, a hacerse vestal (para invalidar por su voto de castidad, que pudiera tener descendencia)

Lo que no podía sospechar Amulio es que los dioses tenían otros planes y que la condición de vestal de su sobrina no iba a impedir a Marte dejarla embarazada de gemelos. Tras dar a luz a sus hijos, Rea Silvia se vio obligada a separarse de ellos por culpa de su tío, el cuál decidió deshacerse de ellos metiéndolos en un cesto y lanzarlos a las aguas del Tíber.

Afortunadamente para los gemelos, la cesta fue a parar a una de las riberas del río en las que los encontró una loba a la que la tradición dio el nombre de Luperca, la cuál les alimentó hasta que fueron encontrados por Fáustulo.

¿Por qué los encuentra una loba y no cualquier otro animal? Porque el lobo se encontraba asociado a Marte, padre de Rómulo y Remo. De ahí que se eligiera a loba Luperca como su primera salvadora.

Este humilde pastor se llevó a los dos pequeños a su hogar, en el que Rómulo y Remo crecieron felices junto a este y su esposa Aca Larentia.

Sus verdaderos orígenes al descubierto

Al llegar a la edad adulta Rómulo y Remo son informados de sus verdaderos orígenes, decidiendo marchar hacia Alba Longa para vengarse de su tío abuelo y devolverle el trono a Numitor, su abuelo.

Consumada su venganza, en la que dan muerte a Amulio y restauran al viejo Numitor en el trono, los dos jóvenes regresan al lugar en el que se han criado para fundar su propia ciudad sobre el monte Palatino. Pero… ¿cómo decidir quién debía tener el honor de fundar la nueva ciudad? Preguntándoles a los dioses al respecto. Una respuesta, que como suele pasar en este tipo de casos no fue del todo clara o al menos no para Remo, la cuál creo la primera discordia entre los gemelos.

Convencido Rómulo de que los dioses le habían indicado que él era el elegido, trazó los límites de su nueva ciudad: Roma. Unos límites que no dudó en traspasar Remo, a pesar de las advertencias de su hermano y que provocó que Rómulo matara a su gemelo en una acalorada discusión.